Los Vídeo Juegos No Producen Daños Psícológicos A Los Niños

4 septiembre, 2016  —  Por

Generalmente los padres y madres siempre y en todo momento han tenido reparos en dejar a sus hijos a solas con la consola.

Este ocio digital siempre y en todo momento ha tenido mala fama: no son pocos los que cavilan que un mal utilización puede provocar daños sicológicos.

Chavales que no se perciben relacionar, deuda de atención, o bien inclusive un exceso de agresividad son determinados de los inconvenientes que bastante gente piensa que deben causar los juegos para videoconsolas.

Sin embargo este extremado nunca ha sido confirmado por la ciencia. Es más, los empleos realizados en universidades y centros médicos pintan realidades muchísima variados.

Como una investigación publicado este año en la revista Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology  en el que se buscaba si existe alguna relación entre el tiempo que pasan los jóvenes con los juegos para videoconsolas y inconvenientes emocionales, cognitivos y de destrezas sociales.

Espadachines en ‘Minecraft’.

Trece investigadores analizaron los hábitos de más de 3.000 jóvenes con edades comprendidas entre los seis y los once años en Europa en 2010.

Y las desenlaces van a sorprender a muchos: los pequeños que pasan más de cinco horas a la semana con la consola o bien con el ordenador portátil o sobremesa poseen menos inconvenientes sicológicos que aquellos que o bien no juegan tanto o bien que no juegan en absoluto.

Y por otra parte, los más jugones –cuando menos en el estudio– son valorados como mejores estudiantes por sus profesores y sacan mejores notas que el resto.

Los mayores, los más ricos y los más educados.

Adicionalmente de este hallazgo, los científicos descubrieron que los jóvenes que más tiempo con la consola suelen ser los hijos mayores, que provienen de familias con mayores ingresos, con un mayor grado de formación y cuyos padres y madres no están divorciados.

Katherine Keyes, una de las autoras de la investigación y profesora de epidemiología en la Universidad de Columbia (Estados Unidos), asegura en un comunicado de prensa que “estos datos reflejan una transformación en el mundo del juego en la sociedad moderna. Los juegos para videoconsolas son una parte de una niñez normal.

Ya no tenemos que observar a los jóvenes que juegan con este género de productos como aislados, cerebritos o bien los raros. Lo que hemos descubierto es que los jóvenes que usan muchos juegos para videoconsolas están socialmente integrados, les va bien en el colegio y no poseen ningún inconveniente psicológico”.

Para la investigadora, el mundo ha cambiado por repleto y lo que era raro hace 20 años ahora es lo normal:

“Los niños que no comparten los gustos de sus compañeros, y que, por ejemplo, no les gustan los videojuegos, están en riesgo de ser excluidos”.

Sin embargo la investigación de Keyes y sus compañeros arroja ciertas dudas metodológicas.

Como ellos mismos reconocen en el estudio, las horas que los jóvenes pasaron jugando con las consolas fueron contabilizadas por los padres y madres, y no por los científicos.

De esta forma por servirnos de un ejemplo, no sabrían si sus retoños estaban delante de una pantalla en casa de un amigo o bien posiblemente a determinados padres les dio vergüenza reconocer que sus pequeños dedican muchas más horas a este género de afición.

De este modo, probablemente los resultados y las desenlaces estén alteradas y no reflejen la realidad.

Lo que sí parece cierto es que parece que los juegos para videoconsolas han dejado de ser un ocio minoritario y se han transformado en algo normal para los más pequeños.