Dos modos de usar Google Maps sin gastar datos

26 agosto, 2016  —  Por

Está aquí el verano y, con este, los viajes de vacaciones (por suerte). Los navegadores GPS cada ocasión se venden menos por culpa de la bendita competencia de los teléfonos móviles. En estos momentos, para guiarnos para ir a nuestro destino, todas las personas usamos aplicaciones de mapas, que sirven del localizador Navegación Por Satélite que todos y cada uno de los teléfonos inteligentes incorporan ya.

No obstante en países del extranjero el tema se dificulta pues el uso de los datos que nutre la información de estas aplicaciones se paga aparte o bien el paquete de datos se agota rápidamente, pues a nuestra compañía de telefonía le sale muy caro el pacto con el distribuidor del otro país (o bien en eso se escudan).

Es verdad que ahora algunas compañías de telefonía han empezado a suprimir las tarifas de roaming (el uso de datos y voz en países del extranjero), si bien siquiera para cualquier país, sino más bien solo para países de la Unión Europea. De esta forma hay que ingeniárselas para emplear el móvil como un navegador Navegación Por Satélite no obstante sin consumir datos.

Existen dos formas de hacerlo con Google Maps, que es uno de los servicios más sencillas y populares de esta área.

Bajarse los mapas primero

El mes pasado de noviembre Google anunció que dejaba bajarse los mapas de la mayoría, por zonas (en dispositivos móviles Android). Realmente, esa función ya estaba disponible no obstante no era posible que el mapa guardado y el localizador se hablasen entre sí; de esta manera que la práctica no era capaz de comunicarte las indicaciones de destino sobre la marcha.

Desde esa actualización, la aplicación ya es capaz de localizar a qué punto del mapa se referían las huellas del Navegación Por Satélite, y ya podía proporcionarte indicaciones sobre dónde estás y de qué forma llegar.

Los inconvenientes de este procedimiento son dos: uno, que los mapas que descargas son de zonas específicas; si te sales de esa zona pues improvisas, ya no puedes disfrutar de estas funciones. La otra queja es que, al no estar conectados a internet, Google Maps no se puede recibir las actualizaciones sobre el estado del tráfico que puedan aparecer  en ese preciso instante.

Otro inconveniente que es variable, en dependencia de la capacidad del teléfono móvil, es que, si introduces muchísimas sendas, la memoria se te llena.

El procedimiento que pocos comprenden

Hemos podido probar un procedimiento mejor y que suprime el inconveniente de “salirnos del mapa” (textualmente). Consiste de empezar la navegación con anterioridad de salir de casa o bien de separarnos del wi-fi.

Si estamos en casa, a puntito de salir de viaje, o bien en un hotel con wi-fi para clientes, y vamos a salir a caminar o bien a seguir el viaje, lo mejor es que localicemos ya el trayecto que deseamos hacer ese día. Cuando lo hayamos localizado, tenemos que Empezar la Navegación. 

En ese instante, Google Maps carga todos y cada uno de los datos que precisa sobre esa ruta y los guarda en la memoria interan del móvil (es como una memoria temporal). Entonces, sin salirse de la aplicación (y, claro está, sin quitar el Navegación Por Satélite), ya podremos quitarla conexión de datos e irnos a la calle o bien a la carretera.

El navegador sigue marchando a la perfección y es capaz de proporcionarnos instrucciones sin inconvenientes. Lo único que sucede (igual que en el caso previo) es que no nos ofrecerá datos sobre las incidencias de la carretera. No obstante vale la pena.

En las diversas pruebas que efectuamos en tres estados de Estados Unidos, solo pudimos examinar dos inconvenientes de este procedimiento. Uno, que, en ocasiones, si cerrábamos la aplicación y volvíamos a pedirle exactamente la misma ruta, no siempre y en toda circunstancia era capaz de reanudarla. Y dos, que en ocasiones la aplicación se quedaba colgada si  el recorrido era demasiado extenso (o bien cuando la pantalla pasaba a modo de reposo).